¿Te cuesta olvidar a tu ex pareja?

¿Sientes que has quedado atrapada en el pasado?

¿Quieres avanzar, seguir con tu vida, pero su recuerdo te

entristece y te impide hacerlo?

Ya ha pasado algún tiempo y a pesar de ello, no puedes olvidar a tu ex pareja. Te cuesta manejar tus pensamientos recurrentes. No es fácil, he pasado por ello y cuanto más te lo propones, más complicado te resulta.

La mente es muy puñetera, recuerda todas la veces que te dicen que no pienses en algo, en tu cabeza de forma automática aparece ese pensamiento.

Si de repente te dicen “no pienses en caballos blancos”, ¿a dónde se va el pensamiento?, a los caballos blancos ¿a que sí? De forma automática los caballos blancos aparecerán en tu cabeza.

Es normal que cuando no quieres pensar en algo, te digas a ti misma “no pienses en …” pero consigues justo lo contrario y el recuerdo o la persona que justo quieres apartar de tu pensamiento, vendrá una y otra vez.

Observa tus pensamientos, pero no te resistas a ellos ni te recrimines por ello. Controlar tu mente es complicado y requiere de entrenamiento.

 

Cambia el enfoque de tu pensamiento

Quiero proponerte algo. Cada vez que te venga un pensamiento de tu ex pareja, enfócate en “darle  las gracias”. Seguro que tienes mil razones para ello, aunque quizás no era eso en lo que querías pensar e indagar ahí cuesta más. Puede resultarte difícil al principio, pero medita sobre ello. Cada relación nos aporta cosas positivas. Aprendemos de esta experiencia, de esta persona. Piensa en ello. Así tu pensamiento es positivo, aunque tenga el mismo protagonista.

Da gracias por todo lo aprendido, por todo lo que tu ex pareja te ha enseñado. Aunque quizás estés en un momento de enfado, de resentimiento, de dolor… trata de enfocarte en ello.

Tú ya no eres la misma persona que cuando conociste a tu ex pareja. Has evolucionado, te has hecho más fuerte, has experimentado, vivido experiencias, unas mejores otras peores, pero todas te han aportado algo y después la ruptura; una crisis de vida que si te lo permites puede ser transformadora, un gran aprendizaje de vida. Porque lo que has descubierto, con todo ello es un montón de cosas de ti que no conocías. Eres una mujer nueva, más sabia, más resiliente, con más coraje.

Seguro que piensas en “quien eras antes de esa relación” o al principio de la misma y ves una mujer diferente a quien eres actualmente. Muchas cosas han cambiado en ti, y seguro que muchos de tus cambios, de lo que ahora eres y sabes se debe a todo el aprendizaje adquirido, tanto en la relación, como la experiencia de la ruptura. Y por supuesto por lo que has aprendido de quien fue tu pareja.

Tendemos a pensar después de una ruptura que la relación fue un error, que estuvimos con la persona equivocada. Sin embargo, ninguna relación es un error, cada persona que pasa por nuestra vida por y para algo. Como tantas veces escuchamos, todo en la vida ocurre por algo. Yo estoy convencida de ello y lo he podido constatar muchas veces en mi vida. Aunque al principio cueste verlo.

Con perspectiva y transcurrido algún tiempo, serás más consciente, si cabe, de todo ello. Te alegrarás por ello y te sentirás agradecida, sin forzarte a ello. El universo te da todas las respuestas, pero no tengas prisa, déjalo en sus manos, confía. Todo lo que ahora no tiene sentido para ti, lo podrás ver con claridad y significado. La clave está en “soltar y aceptar”.

Nuestras parejas son nuestros maestros de vida, aunque a veces nos cueste entenderlo.

De esta forma tu enfoque será positivo. Y deja marchar el pensamiento. Sin aferrarte.

Cambia todos los por qué a ¿para qué? 

Es posible que te preguntes a menudo… ¿por qué me ha ocurrido?, ¿por qué me hizo esto?,¿por qué me siento así?, ¿por qué no lo olvido?, ¿por qué tuvo que suceder?, ¿por qué se repite otra vez esta historia?, ¿por qué me dejó?, ¿por qué…? y muchos más. Podrías hacer una gran lista de preguntas, con el “por qué” y que tan solo te lleva a darle vueltas y más vueltas, sin encontrar una respuesta que te convenza.

La vida no te ha puesto porque sí en esa situación. Seguro que hay mucho que aprender de todo lo que has vivido. Incluso te darás cuenta que muchas historias se repiten y no es ni más ni menos para que logres evolucionar.

Cuando se repite una lección tras otra en nuestra vida, el universo te coloca ahí hasta que apruebes la asignatura.

Es decir, que “si no aprendemos” la vida nos volverá a traer una situación parecida, o similar, para que comprendamos que “hay algo en nosotras” que no hemos superado, o un aprendizaje que todavía está sin concluir.

La experiencia que atravesamos, por dolorosa que sea, se presenta como la lección que justo necesitamos en ese momento y que nos llevará a experimentar y transformarnos para crecer y evolucionar. Digamos que la vida nos pone a prueba, sabe que estamos aquí para evolucionar, para hacernos más fuertes, ser mejor personas.

Trascender nuestros miedos, nuestros bloqueos, y la situaciones complicadas de vida, nos lleva a demostrarnos a nosotras mismas el gran poder que tenemos de superación y si aprendemos a amarnos, desde ese amor tenemos la capacidad de lograr todo lo que nos propongamos.

Tan solo se trata de descubrir la lección que la vida nos ha traído y de esta forma convertirnos en “nuestra mejor versión.”

No te martirices si todavía te sientes triste, si sientes nostalgia y te vienen los recuerdos…

Es normal, acepta tus emociones y vívelas sin juicios.

Redacta una carta de despedida para tu expareja

Escribir una carta a tu ex pareja, con todo lo que te ha quedado por decir, o después de reflexionar un tiempo y crees que hay cosas que te gustaría expresar y te atormentan… yo lo hice y te aseguro que hubo un gran cambio en mí. Me sentí muy liberada, es como soltar una pesada mochila. Eso sí, no la envíes, aunque eres libres de hacerlo, pero no te lo recomiendo. Que sea solo para ti. En ella puedes hacer “el ejercicio del perdón”, que es muy potente y te ayuda en esa transformación que necesitas.

Si sientes que hubo cosas que podrías haber hecho mejor, que hay un perdón por tu parte que no se dio, o que te ha quedado algo por perdonar a tu ex pareja… sea que tú necesitas pedirlo o recibirlo. Hazlo. Aunque el ejercicio sea solo para ti, porque de eso se trata, de sanarte tú, te va ayudar muchísimo a sentirte mejor. Tienes ahora la oportunidad de sanar tu herida. De liberarte. Es un ejercicio muy potente. Saca todo lo que llevas dentro.

En esta carta también puedes “darle las gracias”. AGRADECE a esa persona todo lo que vivido. Todo lo que te ha aportado, todo lo aprendido, todos los momentos buenos vividos con él.

Después la puedes quemar o la puedes guardar en una caja donde tengas fotos o recuerdos de esa persona, o lo que tú consideres.

Con esta carta le estás diciendo a tu corazón que una etapa se ha acabado y que es la hora de la despedida. Es una forma de hacerlo con más firmeza.

La mente no distingue la realidad. Y estarás creando una vibración positiva de desbloqueo, de avance, de cerrar una etapa y seguir caminando

Visualiza el amor que hubo y siéntete agradecida desde el corazón.

Puedes imaginar un globo blanco muy grande, lleno de luz, imaginar a esa persona en él, y desde el amor hacerlo volar, sentir que se aleja, con esa energía de paz, de amor…

Un clavo no saca otro clavo

Una nueva relación ahora sería un error. Entiendo que esta persona dejó un gran vacío en tu corazón, quieres dejar de sufrir, olvidar, y es fácil pensar, que puedes llenar ese hueco y sentirte mejor, si encuentras a otra persona. Es posible que creas que lograrás olvidar será más rápido, si conoces a alguien que te aparte de su pensamiento y que ese dolor se irá con una nueva relación que te proporcione el amor que “crees” que ahora necesitas. Créeme que no es así.

Y ¿sabes?…tú ya eres amor, el amor está en ti. Creer que alguien nos va a dar el AMOR, cuando el amor está en ti, como si fuera algo de fuera, que o tenemos, es un error. Ya tenemos amor, ya somos amor.

De hecho, si no te amas, si no te das a ti misma ese amor…es imposible amar a alguien. Es hora quizás de revisar todo esto. De pensar qué buscamos en las relaciones. “No podemos dar lo que no tenemos”.

Es hora de pensar en ti, de proporcionarte todo ese amor que necesitas darte, para estar bien contigo misma, incluso en soledad. Desde ahí, desde ese sentirte bien, con tu mejor amiga que eres tú, descubriendo “que no te falta nada en realidad”, podrás iniciar nuevamente una relación, cuando te sientas preparada para ello.

Desde la carencia, desde el “necesito”, atraerás a alguien que vibre en esa misma frecuencia, con esa energía, y se produce un encuentro de dos seres “necesitados”. No mendigues amor, ni te conformes con cualquier tipo de relación, desde tu grandeza y todo el amor que ya hay en ti, la seguridad en ti misma y el SER MARAVILLOSO que ERES, eso es ni más ni menos lo que mereces.

Reflexiones finales

Observa tus pensamientos, pero no te enredes en ellos, imagina que son como un río en los que agua fluye y no se estanca. 

Acepta y permite tus emociones sin resistirte a ello.

Cambia de forma consciente el enfoque de tu mente y llévalo hacia pensamientos de poder. Aquellos que te liberan y calma tus emociones.

Permite que transcurra un tiempo para superar y atravesar el duelo, sanar tu corazón, sentirte bien contigo misma y puedas sentirte preparada para vivir una relación sana.

Aprender a estar sola y darte cuenta de que no necesitas a nadie para estar bien, quererte, mimarte y desde ese equilibrio interno y plenitud, sintiéndote abundante, puedes amar de nuevo.

Solo te necesitas a ti misma para hacerte feliz. Si crees que no puedes estar sola, que para estar feliz es necesario una pareja que te aporte “lo que tú no tienes”, que te complemente, alguien para estar bien y te relacionas desde ahí, desde carencia, desde la necesidad…proyectarás una relación de dependencia y apego y no vibrarás en la sintonía que crea relaciones sanas. Eres tu mejor amiga, quien mejor te comprende y quien más puede amarte. Si te resistes a estar sola, quizás debas preguntarte, ¿qué hay en mí que rechazo para no querer estar sola?, ¿qué no me gusta de mí?,¿qué emociones no quiero sentir?

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar